Odontología de última generación.

Los implantes dentales son aditamentos generalmente de titanio, que se usan a modo de raíces dentales artificiales. Una vez osteointegrados (unidos al hueso)  permiten sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa, construyendo sobre ellos prótesis estables.

En toda rehabilitación implantológica debemos distinguir entre:

·         Implante dental (lo que queda anclado en el hueso a modo de raíz artificial).

·         Pilar transepitelial (parte que da continuidad al implante fuera del hueso y permite el asentamiento de la prótesis).

·         Corona o prótesis.

La Osteointegración del implante es un proceso biológico en el que se establece una unión entre el hueso y la superficie del implante, requisito imprescindible para el éxito de la prótesis sobre implantes.

Los implantes sirven:

·         Para reponer dientes perdidos.

·         Permite la reposición de dientes individuales sin tallar las piezas adyacentes.

·         Para obtener sujeción y estabilidad en prótesis dentales removibles o fijas.

·         Permite confeccionar prótesis removibles en maxilares con poca estructura ósea.

·         Mantener el volumen óseo.

·         Evitar el aspecto de cara envejecida

·         En tratamientos ortodónticos para facilitar ciertos movimientos ortodónticos.

·         Para poder masticar con fuerza.

La planificación del caso es distinta en cada caso y debe ser personalizada tras un estudio detallado del paciente (historia clínica, modelos, férulas, radiografías varias, etc.).

Una vez el paciente ha optado por realizarse una rehabilitación oral sobre implantes, el tratamiento consta de varias fases:

·         Una o varias actuaciones quirúrgicas.

·         Fase protésica.

·         Mantenimiento.

Los procedimientos de fijación quirúrgica de los implantes se realizan bajo anestesia local. Es un procedimiento rápido y poco invasivo, por lo que en el postoperatorio generalmente sólo se  presentan ligeras molestias. Actualmente se puede hacer cirugía guiada mínimamente invasiva (sin levantar colgajo) que mediante la utilización de una férula quirúrgica ayuda al cirujano a colocar en el lugar adecuado los implantes. Esta férula está diseñada por ordenador basándose en la prótesis definitiva.

Entre la inserción del implante y la rehabilitación protésica se requiere un tiempo de cicatrización (osteointegración del implante) que varía según los casos. Si el paciente lo desea puede elaborarse una prótesis provisional. En casos favorables se puede realizar dientes fijos inmediatos.

En algunos casos no hay suficiente cantidad o calidad de hueso o encía para colocar implantes. Entonces deberemos proceder a realizar técnicas de regeneración de tejidos (duros y/o blandos), tales como injertos de tejidos del propio paciente o de materiales sintéticos que los sustituyan.

Durante el periodo de espera se deben cumplir una serie de requisitos que nos eviten las complicaciones. Entre ellos cabe destacar:

·         Higiene bucal óptima, nos evita la infección

·         No fumar, los fumadores presentan mayor riesgo de complicaciones ya que el tabaco afecta a la osteointegración.

·         En el caso de usar prótesis provisionales las cargas funcionales puede interferir en el proceso normal de integración entre el implante y el hueso.

Cuando los tejidos alrededor del implante (hueso y encía) estén preparados para recibir fuerzas se iniciará la fase protésica (toma de medidas, registros oclusales, elaboración de la prótesis correspondiente). Este procedimiento es complejo y requiere de un número variable de visitas.

El éxito a través del tiempo de los implantes requiere una adecuada vigilancia y cuidados de mantenimiento periódico para detectar cualquier situación desfavorable que pudiera producirse los más pronto posible y actuar en consecuencia. Se deben evitar en todo momento los factores de riesgo ya citados (higiene deficiente, tabaco).

El tratamiento mediante implantes conlleva un coste superior frente a las alternativas convencionales de prótesis. Cuando la valoración del tratamiento se hace en función de los  beneficios obtenidos, la relación coste-beneficio es normalmente más favorable que cualquier otra alternativa.

Al igual que ocurre con el resultado de otros tratamientos odontológicos y médicos, la permanencia en boca de los implantes y de la rehabilitación protésica que soporta, depende en gran medida de las características anatómicas y fisiológicas del paciente y de sus hábitos, así como del tipo de alteración que haya causado la pérdida de los dientes.

En nuestra clínica dental utilizamos materiales de primera calidad, además somos especialistas en técnicas de Cirugía Oral, Periodoncia e Implantología y Rehabilitación Protésica; cubriendo el mismo equipo médico las distintas fases del tratamiento implantológico (regeneración de tejidos, colocación de implante o implantes, elaboración de la solución protésica, y mantenimiento) sin necesidad de diferir el paciente a ningún otro centro médico.

Publicado: 8 de Febrero de 2016 a las 16:13