Publicado: 19 de Enero de 2016 a las 18:13


La falta de una o varias piezas dentales produce:

  1. Problemas en la posición de las piezas dentarias remanentes en boca.
  2. Alteraciones en la oclusión (mordida).
  3. Disminuye la función masticatoria, lo que puede causar alteraciones digestivas;
  4. Patología en la articulación (ATM).
  5. Alteraciones en la fonación (pronunciación) de determinados sonidos.
  6. Falta de estética dental.
  7. Falta de estética facial, envejecimiento prematuro.
  8. Trastornos psicológicos en algunas personas.


Todo ello hace necesario y recomendable la sustitución de las piezas ausentes mediante prótesis dentales que tienen como objetivo:

  1. La reposición total o parcial de las piezas ausentes.
  2. La reconstrucción de los dientes que han perdido estructura dental.
  3. La mejoría estética, ya sea de la forma, del color o de la posición dental. 
  4. Mejorar las funciones orales (masticatoria, digestiva y fonatoria).
  5. Evitar futuros problemas en la articulación temporomaxilar.
  6. Mejorar la autoestima al mejorar la imagen. 

La rehabilitación oral protésica se puede conseguir por diferentes tipos de soluciones protésicas:


     Prótesis sobre uno o varios implantes

Los implantes actúan a modo de raíz dental sobre las que se apoyan las estructuras protéticas, fijas o removibles, de una o varias piezas. Son la estructura más similar al diente natural, y su colocación se puede realizar en una sola fase (cirugía y carga inmediata) o dos fases (una quirúrgica y otra protésica). 

Sus principales ventajas son la preservación del hueso alrededor del implante, y no requerir la preparación (tallado) de los dientes contiguos. Sobre los implantes se pueden elaborar estructuras protéticas fijas o removibles. Los implantes sólo se colocarán cuando no existan contraindicaciones patológicas o de hábitos nocivos. Sus principales inconvenientes son: su precio más elevado que el resto de tratamientos, y una duración de tratamiento más larga. 

A veces es necesario regenerar tejidos (duros y blandos) antes de la colocación de implantes en zonas edéntulas con atrofia ósea. 

La colocación de implantes requiere un estudio previo (radiográfico, modelos).


      Prótesis Fija

La Prótesis Fija presenta la ventaja de permanecer fija en boca, siendo más estable y consiguiendo una mejor estética, función y naturalidad que la removible.

Para realizarla es necesario que existan pilares de prótesis donde apoyarse. Estos pilares puede ser piezas naturales que queden en la boca, o bien, implantes colocados previamente en los maxilares.  La prótesis se puede cementar a un solo pilar (corona unitaria) o a varios pilares contiguos (puente fijo).

En el caso de que los pilares sean dientes propios deben ser reducidos de tamaño (tallados) para conseguir un espacio que permita colocar sobre ellos la estructura protésica elaborada. Esta estructura puede ser unitaria (corona) o múltiple (puente fijo que sustituye una o varias piezas apoyándose en varios pilares).  El hecho de rebajar las piezas puede a veces provocar alteraciones de la sensibilidad, por lo que éstas,  pueden requerir tratamiento endodóntico.

Con este tipo de prótesis se consigue una buena estética y la comodidad de no tener que extraerla al ser fija. Además de sustituir piezas dentarias este tipo de prótesis, también sirve para: mejorar ligeras malposiciones, realizar cambios permanentes de color en dientes con manchas, o envejecidos, y modificar la forma y el tamaño de dientes anómalos, consiguiéndo así diseñar la sonrisa adecuada al paciente. El tiempo de tratamiento es relativamente corto.

Pueden elaborarse en diferentes materiales, en función de las necesidades del paciente. Actualmente existen materiales altamente estéticos, con los que se consigue un gran mimetismo con las piezas del resto de la boca. Esto se traduce en una sonrisa radiante, natural y funcional.

 

     Prótesis adhesiva de tipo Maryland

Es una variante de la prótesis fija que se cementa sobre la cara interior de los dientes adyacentes. Su ventaja es que requiere poca preparación y su inconveniente es que se considera una solución temporal de longevidad variable.

 

      Prótesis parcial removible 

Consiste en una estructura de acrílico y/o metal que sustituye a las piezas ausentes, apoyándose en la mucosa y en los dientes. El paciente  puede retirarsela de la boca para limpiarla.  Sus ventajas son: que es una prótesis económica, que se pueden añadir dientes adicionales en el futuro y que repone los tejidos perdidos (hueso, encía y dientes).

Con este tipo de prótesis se puede restaurar correctamente la estética y funciones de la boca, pero al ser más voluminosa el periodo de adaptación que requiere es mayor que para la prótesis fija.

La prótesis parcial removible se puede fabricar en diferentes materiales: 

  1. Con una estructura metálica sobre la que se apoyan los dientes y a la que van soldados unos retenedores o ganchos, cuya función es sujetar la prótesis a los dientes remanentes durante los movimientos de la boca.
  2. Con resinas que se adaptan perfectamente al contorno de la encía, fijándose mediante unos ganchos que pueden ser metálicos o de un material flexible (nylon) que es más estético.


     Prótesis removible total (completa) 

Es una estructura de acrílico que sustituye a todos los dientes apoyándose en la mucosa

Permite una buena estética porqué repone los tejidos pérdidos y evita el aspecto envejecido, rejuveneciendo al paciente. Se puede limpiar con facilidad ya que se hace fuera de boca. Requiere un periodo de adaptación variable, generalmente corto. Con el paso del tiempo se produce reabsorción ósea, por lo que se debe readaptar el contorno de la base de la prótesis a la nueva situación con rebases. 

En casos de poco soporte óseo las prótesis pueden no ser tan estables; por lo que se puede optar, para mejorar la retención y estabilidad, por: utilizar adhesivos dentales  o colocar implantes.